Menos dinero, más imaginación


Josep Nos, presidente de la Federación de Fallas de Burriana

Desde que dio comienzo la crisis en el año 2008, las diferentes localidades españolas han sufrido una serie de recortes para superar el déficit, y las fiestas no quedan ajenas a ellos. La caída de ingresos ha obligado a los ayuntamientos a aplicar la tijera a la partida que cada año dedican a las fiestas. Las fallas de Burriana, provincia de Castellón, no son una excepción. El poco dinero que se maneja, ha obligado a entidades como las comisiones falleras de esta ciudad a tirar de imaginación.

En la localidad castellonense, la partida que destina el Ayuntamiento para sufragar las fallas ha descendido casi un tercio desde que comenzó la crisis. A esa merma de recursos hay que sumar que el presupuesto que maneja cada una también se ha reducido. Un ejemplo de ello, una comisión que en 2008 contaba con un presupuesto de 60.000 euros ahora, en 2013, cuenta con 45.000. De esa cantidad, unos 6.000 euros los aporta el Ayuntamiento vía subvenciones y el resto sale de cuotas que pagan los falleros, la venta de loterías, publicidad…

De momento, la inmensa mayoría de las comisiones falleras ha mantenido el gasto que supone el monumento fallero. “Ahí no ha habido recortes y eso que una falla es carísima”, explica Josep Nos, presidente de la Federación de Fallas de Burriana. Además de los monumentos falleros, como son el grande y el infantil, una falla debe afrontar muchos más gastos: alquiler de casal, flores, música, pirotecnia… todo en un contexto de subida del IVA y en un momento el que las comisiones sufren una gran crisis de recursos humanos. “El año que viene se notará más”, advierte Josep Nos.

Retrocediendo en el tiempo, el pasado mes de octubre se presentó el proyecto de recortes para las Fallas de Burriana 2013. Estos ajustes pasan por modificar ciertas áreas y no tocar las subvenciones que se conceden a las comisiones, dado que la situación económica individual está pasando factura a estos colectivos. De esta forma, Josep Nos señalaba que “la idea principal es realizar las modificaciones y ajustes necesarios que eviten tocar las subvenciones o el importe de los premios a las fallas. Somos conocedores de las dificultades que atraviesan los colectivos por lo que no podemos permitir que se reduzcan las ayudas”.

Cartel Fallas de Burriana 2013. Fuente: laplanaaldia.com

Cartel Fallas de Burriana 2013. Fuente: laplanaaldia.com

Así pues, entre algunos aspectos se pensó en el ahorro a partir de la decoración de escenarios para eventos falleros importantes, de esa forma la idea pasa por que la comisión permanente sea la encargada de ello. De la misma forma, se planteó que la elaboración del libro Fallero corra a cargo de los propios representantes de las fallas, mientras que los falleros realizan las gestiones necesarias para la publicidad. El presidente de la Federación de Fallas, explicaba que también existe un apartado de recortes que se enmarca dentro del apartado de las falleras y tratan tanto la reducción de éstas, así como lo que respecta a su indumentaria.

Tal y como afirma Raquel Climent, Fallera Mayor Don Bosco 2012, “los recortes previstos concretamente en este ámbito, se han notado en el número y calidad de los trajes regionales de las Reinas Falleras y de las Cortes de Honor. Otros años el Ayuntamiento ha llegado a pagar hasta tres vestidos, mientras que este año sólo uno. Además nos encontramos en el segundo año, en el que la Reina no lleva el espolín propio de esta figura fallera”.

Sin embargo, cuando todos estos recortes ya estaban aprobados y decididos, se mantenía en el aire la celebración de la cena de gala. Desde un primer momento, el Ayuntamiento se mantenía en su decisión de no asumir el gasto de este evento, dejando a las fallas la responsabilidad de preguntar a falleras y representantes si estaban dispuestos a asumir el gasto del cubierto para poder celebrarla.

Finalmente, las comisiones de Burriana dijeron “sí” a la cena de gala de las reinas falleras. Eso sí, cada comensal se pagaría su cubierto y no habría ninguna persona invitada. Como consecuencia de ello, tenemos la reducción de la cantidad de asistentes respecto a otras ediciones, dejando atrás aquellos años en los que el Llar Fallero albergaba entre 600 y 800 personas, y en los que la Junta Local Fallera invitaba a todas las falleras mayores de la localidad.

Todos estos recortes, así como el pago de dos euros por insignia por parte de los falleros merecedores, se consideran medidas necesarias para superar el déficit tanto de recursos económicos como humanos en estas fiestas. Así, tal y como indica el concejal de Fiestas, Carlos Solá: “Es preciso recortar entre 40.000 y 50.000 euros, para que se quede el presupuesto en una cuantía que podamos asumir. El año que viene ya conseguiremos que se hayan pagado todos los atrasos y podremos ir al día porque ahora mismo no lo conseguimos. Esto no sólo nos afecta a nosotros sino a todos los que esperan durante 365 días a que llegue esta esperada época del año”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s